Archives

El rey de la casa


WorldKnown

WorldKnown

Galería de arte

buy posters and art prints



Mañana martes se conocerá el número de empleados de 'El País' que serán despedidos por Prisa dentro de un ERE dramático y jamás visto antes en el diario. Sin embargo, como casi todo lo relacionado con empresas de comunicación en España, el oscurantismo y las medias verdades están a la hora del día. El ERE, como tal, ya ha empezado. El diario ha cerrado muchas de sus delegaciones regionales en las últimas semanas y, además, lleva años poniendo muchas trabas a realizar nuevos contratos. Muchos redactores de su plantilla, como también ocurre en suplementos de la competencia como 'Metrópoli' ('El Mundo'), llevan años como colaboradores, pero no trabajando como marca la ley: sin pisar la redacción, sino con su mesa, su correo y su extensión telefónica. Pero claro, así no hay quien justifique su antigüedad a menos que vayas a juicio. Además, a todo esto hay que sumar los despidos en 'Cinco Días', Progresa (sociedad editora de revistas de Prisa) y muchas más filiales.

También se terminará de perfilar esta semana el ERE de Unidad Editorial. Es el segundo de este año y el tercero en el último lustro. En esta ocasión afecta a toda la empresa salvo al diario 'El Mundo' y sus suplementos directos. Es decir, involucra a 'Marca', 'Expansión', 'Telva', 'Diario Médico' y numerosas revistas y suplementos entre los que se incluye 'Fuera de Serie', que es donde trabajo. Las cifras que se barajan para mi área, que es la de Revistas y Suplementos, cifran en un 25% el número de despidos. Al contrario que en Prisa, no hemos tenido que oír a Pedro J. decir que hemos vivido muy bien hasta ahora, porque bien sabe cualquier que los sueldos de los antiguos empleados de Recoletos eran una mierda. Al contrario, nos desayunamos el otro día un mail con directrices absurdas sobre el uso del Twitter que nos ha provocado la primera gran carcajada colectiva en mucho tiempo (es fácil imaginar el caso que se le ha hecho).

Coincidiendo con estos anuncios de ERE, he empezado a leer muchos tuits de periodistas, sobre todo de 'El País', animando a la gente a comprar más periódicos, como si eso fuera una tabla de posible salvación. Que nadie se engañe. Si estas dos empresas se han ido a pique financieramente no ha sido por falta de lectores (que también, porque han bajado las ventas y los ingresos por publicidad y que sí que es la responsable del cierre de decenas de medios locales y regionales por toda España), sino por la falta de rigor y profesionalidad de quienes las dirigen, empeñados en quimeras y sueños faraónicos que pasaban, sí o sí, por la construcción de imperios multimedia en torno a televisiones que nunca se supieron llevar de modo que no fueran un pozo sin fondo de pérdidas. Porque aunque sea poco, muchos medios de Unidad Editorial y Prisa dan beneficios, a costa de plantillas exiguas y colaboradores mal pagados, pero son las televisiones las que dilapidan esa ganancia y exigen más y más dinero sin parar.

Al mismo tiempo, se trata de acusar al lector como el responsable por dejar de comprar el producto, pero nadie hace autocrítica y asume la pésima calidad de esos medios. Un buen ejemplo son sus suplementos dominicales. El 'EPS' no es ni la sombra de lo que fue en su día 'El País Semanal', una revista de vanguardia que leían con avidez millones de personas cada domingo. Por otro lado, 'Magazine' de 'El Mundo' es un pollo sin cabeza en el que la falta de criterio, interés y contenidos convierten el trabajo de los que allí escribimos (sí, hago doblete a mi pesar) en papel mojado, haciendo de la revista una de las más prescindibles de todo el mercado español. ¿En serio merece la pena pagar más porque te den alguno de estos dos suplemetos? ¿O quizás por los panfletos publicitarios con pátina femenina de los sábados? Pero claro, la culpa es del lector que abandonó el barco y no de los que hicieron caer en la mierda la calidad de las publicaciones...

Cada vez parece más claro que el futuro está en los medios pequeños y muy especializados, como 'Monocle' y 'JotDown'; o proyectos que funcionan por suscripción y fuerte presencia en redes sociales, como 'Mongolia'. Sólo espero que a ninguno se les ocurra nunca montar una televisión. Los 'emporios', que se los dejen a Armani.
Pussar och kramar!

7 comentarios

  1. AdMiles  

    Yo hace años, pero años, que no compro periódicos ni revistas, la prensa en papel es un muerto viviente. Los que trabajáis en ello podéis querer verlo o no, pero es así.

    Yo trabajo en una empresa del sector del automóvil, y cuando no se venden coches también hay ERES, de hecho el lunes pasado empezamos con uno, de momento de reducción de jornada, pero si siguen sin venderse coches nos iremos también a la calle.

  2. Sufur  

    Estoy tristemente de acuerdo con todo lo que dices. Y lo peor es que con la reducción de personal la calidad va a seguir cayendo en picado, no solamente en contenidos (que ya dan pena) sino incluso en pequeños detalles que antes resultaban inconcebible. ¿Cómo es posible que en la edición escrita de un periódico como El País se cuelen faltas de ortografía o gramaticales día sí, día también? Es un detalle menor (siempre he pensado que importa más el contenido que el continente), pero es señal de una situación que es para echarse a llorar.

  3. Nils  

    AdMiles, te doy la razón pero en el caso de la prensa diaria nacional no se puede hablar de que el problema sea la caída de ventas, sino la megalomanía de sus dirigentes. Aunque se venda menos, y es un hecho y sí que afecta, el caso de la ruina actual de ambas empresas son los deseos de convertirse en grupos multimedia sin tener dinero para ello, entrampándose sin razón.

    Sufur, los primeros despedidos en El País hace años fueron los correctores, desgraciadamente.

  4. Di  

    Eso sí, los jefazos solo saben subirse el sueldo. Esos mismos que han hundido las empresas.
    Así todo va tan bien, con gente incompetente que no solo no es castigada sino que aun por encima castiga a todos los demás.

  5. rickisimus2  

    Imposible expresarlo mejor. Han querido convertirse en Rupert Murdoch y les salió el tiro por la culata, pero la patada se la llevan los empleados.

    Me dejas más tranquilo porque pensaba que M. y yo éramos de los pocos que pensábamos que el Magazine de El Mundo era "prescindible", por decirlo suavemente.

    La desaparición de los correctores fue uno de los grandes atentados contra la profesión.

  6. Nils  

    Rickisimus, me temo que estabais equivocados. Eso lo piensa el 99% de los lectores y el 99% de los que trabajan en el suplemento. Y te aseguro que no será por falta de valía de los redactores, sino por falta de personas capaces a la hora de llevarlo adelante. No saben elegir a los responsables de las publicaciones.

  7. ace76  

    Y lo más triste es que, al final, nos quedaremos sin prensa de calidad... Y bajarán aun más los lectores y... Es un círculo vicioso.

Publicar un comentario